¡La gracia!

¡La gracia! ¿Tolerancia? ¿Poder? ¿Debilidad? ¿Indulgencia? ¿Perdón? ¿Exigencia?

Amigo cristiano, ¿qué significa la gracia de Dios para usted?
¿Significa “perdón”? ¿“compasión”? ¿“tolerancia”?

Muchas personas demuestran, por medio de sus vidas, que creen que la gracia de Dios es casi exclusivamente “el perdón no merecido” de Dios. Para estas personas, la gracia de Dios supuestamente les perdona cualquier pecado que cometan. Por medio de sus vidas llenas de religiosidades, pero carecientes del poder divino, tales personas anuncian a todo el mundo: “Podemos vivir de la forma que nos dé el deseo vivir y si pecamos lo único que necesitamos hacer es pedir el perdón de Dios, y su abundante gracia siempre nos perdonará. ¡Gloria a Dios! ¡Aleluya!” Esto para ellos significa “estar libres de la ley”. Tales individuos se imaginan que están libres del pecado del legalismo y se sienten convencidos que están bien con Dios por su abundante gracia.

La gracia, ¿qué es para usted la gracia?

Sin embargo, los que viven de esta forma son precisamente la clase de personas a quienes se refiere en Judas versículo 4:
Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

La Biblia, en Romanos 6:1 y 15, plantea las siguientes preguntas: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? (…) ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?

¿Qué cree usted, amigo lector? ¿Sí, o no? Bueno, es evidente que si la gracia de Dios fuera nada más el perdón de Dios, concedido de forma indiscriminada a todos los que se le pintan, la respuesta para las preguntas planteadas en Romanos 6:1 y 15 sería un resonante: “Sí, cómo no! ¡Porque entre más pecamos, tanto más puede Dios demostrar su abundante gracia en nosotros!”

Pero, ¿cuál es la respuesta que la Biblia da para estas preguntas? Tanto el versículo 2 como el 15 dicen: “En ninguna manera”. O sea, en ninguna manera debemos pensar que la gracia de Dios consiste en el perdón que él supuestamente concede de forma indiscriminada a todos los que se lo pidan y que todo se quede ahí.

Entonces, ¿qué es la gracia de Dios? ¿Cuál es el verdadero significado bíblico de la gracia?

Notemos primeramente el significado de la palabra original griega. La concordancia Strong dice:
Gracia: “La influencia divina sobre el corazón, y su reflejo en la vida”.

¿Ve eso? ¡Qué tremendo! Qué significado más noble se le atribuye a la palabra gracia. Con este significado concuerda toda la Biblia en todos los versículos donde expone sobre cómo es y qué es la gracia de Dios. Por ejemplo, veamos un pasaje bíblico en el libro de Tito. Tito 2:11-13 nos enseña cómo es realmente la gracia de Dios:

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro Dios y Salvador Jesucristo.

¿Comprendió usted? Estos versículos nos demuestran claramente que la gracia de Dios no se refiere únicamente al perdón de Dios, sino que se refiere específicamente al poder que Dios nos da para dejar de practicar el pecado en nuestra vida diaria y vivir una vida santa, día tras día.


Ahora, a la luz de esta verdad bíblica, le ruego leer de nuevo, detenidamente, uno de los pasajes más favoritos de la comunidad evangélica:

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Efesios 2:8-10).

¿Percibe usted ahora el verdadero mensaje que el Espíritu Santo desea comunicar a nuestro corazón a través de estos versículos muchas veces malinterpretados en Efesios 2:8-10? La gracia de Dios de ninguna manera merma la importancia de vivir una vida santa, sino más bien la gracia de la santidad en la vida diaria.

Dios nos advierte en términos inequívocos: “No recibáis en vano la gracia de Dios” (2 Corintios 6:1).

¡Gracias a Dios por su abundante gracia! Recibámosla para la salvación de nuestras almas.

Este artículo ha sido tomado de un tratado por correspondencia de la Publicadora Lámpara y Luz. Por favor no dejes de visitar www.DiosEsLindo.net

VN:F [1.9.22_1171]
Vota este articulo:
Rating: 5.5/10 (2 votes cast)
¡La gracia!, 5.5 out of 10 based on 2 ratings

Sobre Oscar Alcántara

Dioseslindo.net es un proyecto sin fines de lucro, el cual fue pensado por el Dios Altísimo. La razón de esto es, cuando andábamos en el mundo guiados por los deseos de la carne en delitos y pecados, nunca estuvo en nuestra mente convertirnos a Cristo y luego ser Apologistas de la Fe Cristiana. El propósito principal es llegar a muchas vidas, de modo que sean bendecidos con lo que sea publicado en este web site, para la Gloria y Honra del Señor Jesucristo.

Deja un comentario